jueves, 13 de julio de 2017

Relato inédito.

Buenas noches desde el Rincón en el que escribo.

La entrada de hoy no será muy extensa, he querido aprovechar para compartir con todos vosotros un relato inédito hasta ahora. Tal vez algún día vea la luz pero de momento sólo lo hará en este blog y sois los primeros en disfrutarlos. Espero que lo disfrutéis, y si os gusta este o cualquier otro de los que he compartido, hacédmelo saber por aquí o por cualquiera de mis redes sociales. El relato se titula "SIEMPRE PREGUNTA POR TI EN LA CAFETERÍA", lo escribí originalmente en catalán para un concurso literario del instituto, hace bastantes años. Aquí lo presento en castellano, espero os guste.

Todo empezó ahora hace diez años. Yo iba en un vagón de un Talgo. Volvía de un viaje de placer y tenía que incorporarme al trabajo, de cajero en un banco, ese mismo día. Llevaba muchas horas dentro de aquel tren y quería tomar alguna cosa, así que fui a la cafetería del tren y pedí una Coca-Cola bien fría. Fue entonces cuando la vi. Estaba sentada en una silla y hablaba con alguien. Era morena y tenía el cabello a media melena y rizado. Sus ojos eran marrones y tenía un físico extraordinario. Era preciosa.
Cuando la persona que estaba a su lado acabó de hablar con ella me acerqué y le pregunté si podía sentarme junto a ella y me dijo que sí. Empezamos a hablar y descubrí que los dos éramos del mismo pueblo. Le quise pagar una copa pero me dijo que ya tenía lo que quería tomar y le di la dirección de «La Tasca de Paco» que era el bar al que iba todas las tardes a tomarme un café. Le dije que podía pasar por allí cuando quisiera y que hablaríamos y la invitaría a lo que quisiera. Ella me dijo que sí y se fue. No tenía mucha estatura pero sus piernas eran largas, podía medir algo más de metro y medio. Volví a mi butaca y me acabé la lata de la bebida.
Una vez el tren se detuvo en la estación de Sants cogí mi maleta y bajé. Busqué con la mirada a aquella maravilla que había visto en la cafetería, pero no la encontré. Salí de la estación y llamé un taxi. Me llevó a casa e inmediatamente salí para ir al trabajo. Y al salir de este fui a «La Tasca de Paco» y nada más entrar Paco me dice: «Hace un momento ha salido una preciosidad que preguntaba por ti. Te ha estado esperando diez minutos y como no llegabas se ha ido. Te has tenido que cruzar con ella». Aquellas palabras me pusieron nervioso. Pedí alguna cosa para beber, no recuerdo qué. Me lo tomé deprisa, pagué y salí de prisa y corriendo para ver si encontraba a aquella chica. No tuve suerte. Volví a casa y me puse a escribir una poesía  para intentar plasmar sobre el papel los sentimientos que tenía en mi corazón. Escribí durante toda la noche e hice un total de cinco poemas. A la mañana siguiente fui pronto a trabajar con un único pensamiento en la cabeza, aquella muchacha.
No estuve muy acertado durante toda aquella semana y todas las noches me sentaba ante mi escritorio y creaba un montón de poemas a ver cuál más bonito, cuál con más sentimiento. Así día tras día, parecía que el destino quería que nunca más en la vida pudiera cruzarme con aquella mujer que me tenía el corazón robado.
Pero un buen día el azar cambió y cuando llegué al bar como cada tarde Paco me dio una nota manuscrita que había dejado aquella mujer. La nota era corta pero muy clara y para mí fue preciosa. Tenía sólo cinco letras pero para mí fue todo un universo lleno de posibilidades. Salí con mucha prisa y cuando pasé por delante de una floristería compré un ramo de rosas que me costó diez mil pesetas, pero eso importaba poco cuando el amor está en juego. El motivo de la prisa era que detrás de su nota ponía la dirección de aquella chica.
Llegué a la dirección y subí los tres pisos por las escaleras. Cuando estaba delante de su puerta dudé durante unos segundos, pero finalmente toqué a la puerta. No usé el timbre ya que estaba tan nervioso que no lo encontré. Me abrió la puerta vestida con un sexy modelito rojo pasión y me dijo con una sonrisa en los labios: «Te esperaba, sabía que vendrías». Después le di el ramo de rosas y ella sonrió, le había gustado, es más, yo diría que incluso la sorprendió. No se lo esperaba y la sorprendió. Puso el ramo en agua y después me dijo  que la rosa era su flor favorita. Me hizo pasar y me presentó a su madre. Era una simpática abuela que estaba sentada en una silla de ruedas y bordaba un pañuelo blanco de seda. La mujer levantó la cabeza, me saludó y volvió a lo que hacía.
Una vez hechas las presentaciones continuamos y me enseñó su casa. Después fuimos a la cocina y me cenamos una pizza que ella había hecho, por cierto, estaba buenísima. Al acabar de comer fuimos a su habitación y puso una cassette de Strauss dentro del radiocassette y me pidió que bailase un vals con ella. Estuvimos bailando un buen rato hasta que aquella cassette se acabó. Entonces ella la cambió y puso una de Vangelis, creo que una cuyo título es «Spiral». Cuando empezó a sonar aquella maravilla musical ella se acercó a mí y me dio un beso. Nunca me olvidaré ya que para mí, aunque parezca mentira, fue el primer beso de amor que di y que me dieron. Empezamos a acariciarnos y después ella empezó a desnudarme. Se desnudó a continuación y empezamos a hacer el amor por primera vez. Eso fue hace ahora diez años.
Desde aquel día ella siempre me dejaba una nota en el bar y yo siempre le regalaba alguna cosa. Siempre, día tras día hasta hoy, hijo. Así fue como conocí a tu madre y asé es como aún continuo enamorado de ella y supongo que ella de mí. También fue así como naciste.
Papá, ¿te puedo hacer una pregunta?
Claro que sí hijo, todas las que quieras.
¿Qué ponía en aquella nota que te dejó la mamá  y que has dicho que tenía cinco letras?
Ponía la palabra más maravillosa del mundo «TE AMO»
¿Puedo hacerte otra pregunta?
Sí.
¿Qué has hecho con aquellos poemas que escribiste durante todo ese tiempo?
Los llevé a un editor y quiso que hiciese un libro con ellos. El libro se titula «Siempre pregunta por ti en la cafetería» y fue el primero de los muchos que he escrito desde entonces.
¿Y pusiste todos tus poemas?
No hijo, no. Los puse todos menos uno, el que más me gusta. Este se lo regalé a tu madre el día de nuestra boda. Fue mi regalo de bodas.
Papá, ¿puedo hacerte la última pregunta?
¡Claro qué sí hijo!
¿Qué es hacer el amor?

Es todo por hoy, nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.

sábado, 8 de julio de 2017

Relato y poesía.

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

Tengo varios pendientes con vosotros desde las últimas entradas. Los relatos finalistas de los concursos, una poesía del recital, etc. Hoy voy a aprovechar la entrada para algunos de esos pendientes. Voy a compartir uno de los relatos finalistas y una poesía. El relato, concretamente es el que resultó finalista del II concurso Literario de relatos eróticos Labios de Neón de la editorial Ojos Verdes Ediciones. El relato lleva por título "EL ÚLTIMO SUSPIRO" y dice así:

Muestras lenguas se mezclaban en el apasionado beso mientras mis manos jugaban con sus turgentes pechos. Notaba el contraste del frío del piercing que tenía en el pezón derecho con el calor que emanaba su cuerpo. Los movimientos de sus caderas eran  arrítmicos pero constantes, cada vez más rápidos. Separamos nuestros labios un segundo, lo justo para que pudiera soltar un gemido, sabía que eso me excitaba. Llevé mi lengua a su erecto pezón y jugué con ella dibujando círculos sobre este y la aureola. Ella colocó mis manos en sus nalgas sin dejar de moverse. Mi pulso se aceleraba, ella mordía su labio inferior mientras sus manos se cerraban contra el hierro del cabecero de la cama asiéndose con fuerza, haciendo que la penetración fuera más intensa.

Arqueó su espalda y detuvo su movimiento un instante para luego retomarlo con mayor velocidad. Noté un dolor fuerte en el pecho pero no podía, no quería parar. Ella gimió, de una manera como nunca antes lo había hecho, en el momento que eyaculaba dentro de ella en el mismo momento que la vida se me iba. Resulta paradójico que con el último suspiro de mi vida la haya llenado de una nueva vida pues mi simiente traerá una nueva vida.

Ahora le toca el turno a la poesía, esta la leí desde el balcón del ayuntamiento y se titula: "VENENOSO AMOR" y aquí os la dejo:

Azules son tus ojos,
Azules como el ancho mar.
Y como volcanes rojos,
Me hieren nada más mirar.

Sé que tu corazón tiene dueño,
Que otro la llave ha encontrado.
Pero no cesará mi empeño,
Pues de ti me he enamorado.

Y no te equivoques, no quiero competir,
Ya que sé que nada puedo hacer.
Pero no me cansaré nunca de repetir,
Cuan miserable sin ti fue mi nacer.

Siempre creí que “fácil es vivir”,
Pero enamorarme solo me reportó dolor.
Ahora mismo solo quiero sobrevivir
Y combatir el veneno del amor.

Cupido no se apiadó de mí,
Y su flecha a traición me disparó.
Pero resulta que fue hacia a ti
Donde sus pasos me encaminó.

¡Qué injusto, cruel y doloroso
Cuando no es correspondido es el amor!
Pero yo continuo tembloroso
Por culpa de este venenoso amor.

Por el momento nada más, espero que os gusten, queda pendiente un relato que en breve os traeré por aquí. Hasta ese momento u otro en el que suba algo más, nos vemos en "Mi Rincón de Escribir" Nos leemos.