sábado, 20 de mayo de 2017

Noticia y entrevista.

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

Hoy quería aprovechar la entrada para varias cosas que, aunque no son urgencias sí son agradables. Lo primero, según reza el título es la noticia. Aunque no sea nueva, ya que lo he anunciado en alguna red social, en la única que tengo ne realidad, sin más dilación, la noticia es que he quedado finalista de un nuevo concurso literario y de nuevo junto a mi hermano y los relatos finalistas formarán parte de una antología y serán publicados. Os acercaré la portada en cuanto la tenga.

El siguiente punto del día es la entrevista. Pero no es una entrevista que me hayan hecho a mí, sino una entrevista a un personaje de mi novela Amonathep, concretamente a la protagonista Alea. Aquí os dejo el enlace: 

http://anitansf.blogspot.com.es/2017/05/entrevista-alea-serra-protagonista-de.html

Por hoy es todo, nos vemos pronto. Nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.

sábado, 13 de mayo de 2017

Entrevista de radio

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

La entrada de hoy va a ser corta, pero creo que también es necesaria. Simplemente quería dejaros un enlace a un programa de radio que me han hecho hace poquito. En para el programa "El baúl de los recuerdos" de Radio Cunit. Fue una entrevista en la que me sentí muy cómodo y quiero darle las gracias a Estela por ello. Aquí el enlace: 

http://www.ivoox.com/baul-recuerdos-t4-programa-audios-mp3_rf_18534865_1.html 

Nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos. 

lunes, 1 de mayo de 2017

Primer Sant Jordi al otro lado

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

Como bien reza la entrada quiero hablar de mi primer Sant Jordi como escritor. Ahora que ya ha transcurrido una semana y ni la adrenalina ni la excitación me nublen la vista quiero hacer una pequeña disertación sobre lo que sentí, viví y padecí, pues también he padecido pero eso ya llegará. Empezaré por el principio.

La mañana empezó temprano para mí, me levanté a las siete de la mañana para poder estar a las ocho en la plaza del ayuntamiento y mi sorpresa fue que no fui el único. Montamos las mesas, colocamos las sillas y expusimos sobre la primera a los verdaderos protagonistas del día, los libros. No he dicho que compartí mesa con los autores de La Llagosta, un grupo de excelentes escritores y mejores personas, un grupo heterogéneo por cierto, tenemos a una escritora de auto-ayuda, un escritor de comedia, una poetisa de primera y dos escritoras de ¿romántica?, pues creo que ni ellas mismas se catalogan en esa categoría, y estoy yo que escribo ¿policíaca?. Entonces podíamos llegar a cualquier público, era difícil no tener algún libro que no les guste a alguien.

Ese día la experiencia fue fabulosa, no hablo de haber vendido más o menos, que aunque parezca una contradicción fue lo de menos  (aunque he de reconocer que no me fue mal ya que vendí 10 ejemplares de Amonathep), lo verdaderamente importante de ese día fue conocer, compartir mesa y experiencia con ese grupo maravilloso de gente. José Ramón Vera, Feli García, Feli Ramos, Mayte Bonilla y Paquita Pedrós, pero también hubo dos escritores invitados que son tan maravillosos como los anteriores, Sergio Bonavida y Lisa (lo siento pero no recuerdo tu apellido). El mejor Sant Jordi de mi vida de momento que espero no sea el único.

Pero como decía también padecí. El gran astro rey, don Lorenzo, el sol me quemó un poco (en realidad más que un poco pues parecía cráneo rojo, sí el malo de Capitán América) pero nada que una buena crema hidratante y el tiempo no lo cure. Ya me encuentro mucho mejor y pronto volveré a ser el mismo, pero algo más moreno.

Pronto volveré por este lugar con más relatos o vivencias o lo que se me ocurra, pero de momento lo dejo aquí por hoy. Nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.

viernes, 21 de abril de 2017

Noticia y relato.

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

La entrada de hoy la quiero aprovechar para hacer un anuncio, hemos sido finalistas nuevamente en un concurso literario, hablo en plural pues hemos sido finalistas mi hermano y yo. En esta ocasión es en un concurso de Ojos Verde Ediciones, pronto espero compartir la portada del recopilatorio con vosotros y en un futuro el relato, pero de momento quería daros la noticia.

Y hablando de relatos tengo pendientes con vosotros uno de los relatos con los que fui finalista en otro concurso. Así que sin más demora os dejo el relato en cuestión. Este era del II Concurso Donbuk de relatos de Terror. El relato se titula BAJO LAS SÁBANAS, espero os guste.

María estaba arrebujada bajo las sábanas de su cama. Temblaba y no era de frío. Estaba pasando la peor noche de sus siete años de vida. Había tenido miedo en otras ocasiones, pero eran miedos racionales, tenía miedo a las alturas, a quedarse sola e incluso a la oscuridad. También había tenido pesadillas en incontables ocasiones y siempre se despertaba agitada y llorando, pero la visión de la realidad le devolvía la tranquilidad, «estás soñando, todo está bien» se decía a sí misma. Pero esta vez estaba despierta y su miedo no era racional pues no podía ser cierto lo que le pasaba. Mientras sus padres tenían, en el piso de abajo, una orgia silenciosa con sus amigos, José (Cuervo), Marie (Brizard), Jim (Beam), Jack (Daniel’s),  Rémy (Martin) y Johnnie (Walker), ella estaba recibiendo la visita más aterradora que un niño pudiera recibir.

Pese a que era noche cerrada no había podido dormir pues había notado su presencia en cuanto subió, sola, a su habitación. Se quitó su ropa y se puso rápidamente el camisón y se metió entre sus sábanas, buscando el cobijo en ella como si una fortaleza inexpugnable se tratara. Pero no había servido de nada, él estaba cada vez más cerca. Escuchaba, primero las cadenas que arrastraba al caminar, después su respiración agitada y por último sus sibilantes palabras llamándola con una voz que sólo podía existir en algún rincón olvidado del infierno. «¡María!, ¡María!» Olía su pútrido aliento que hacía que toda la habitación hediera a muerte y ella se abrazaba más y más a Run, su osito de peluche favorito. Nuevos pasos que crujían sobre el parqué de su habitación, acompañados de la cadena que los precedía, debía estar rodeando su cama. Sus amigos de clase le habían dicho que encendiendo la luz el hombre del saco desaparecería para siempre pero ella no podía encender la luz pues sus padres sabrían que está despierta y subirían y le pegarían, siempre le pegaban cuando estaban con sus amigos y hoy había muchos por el ruido de cristales que escuchaba.

Cerró sus ojos y tapó sus oídos con sus manitas sin soltar a Run de su lado mientras movía sus labios de manera silenciosa mientras decía aunque en realidad no sabía a quién lo hacía «¡Por favor! Haz que se vaya, que se vaya y que no esté»  Abrió sus ojos, los tenía tan cerrados que le empezaba a doler la cabeza, y comprobó que seguía bajo su sábana y que su peluche seguía a su lado, pero algo no estaba bien. Sus manos temblaban y ya no escuchaba aquellos pasos ni aquellas cadenas. Tampoco se escuchaban los ruidos de cristal en la planta de abajo. Ahora sólo se oía una risa, una risa macabra y unos pasos que subían por los escalones. Esos escalones siempre crujían, incluso cuando los pisaba ella que pesaba tan poco, pero esta vez no crujían, alguien subía por ellos pues escuchaba algo parecido a «tum, tum, tum». Los pasos se acercaban a su alcoba y se asomó apartando un poco la sábana, haciéndola a un lado.

Y sentado sobre su colchón a los pies de la cama estaba él. Por primera vez lo veía. Era enorme, mucho más grande que cualquier persona que hubiera visto antes. Parecía una montaña más que una persona. Su cabeza, del tamaño de una pelota de baloncesto era grotesca, tenía tres ojos, el de la derecha de color marrón, el de la izquierda color azul y el del centro de un tono negro que parecía un espejo, su boca, descomunalmente grande carecía de dientes, tan sólo un par de colmillos que eran tan grandes que ni  siquiera su boca era capaz de contener. Carecía de nariz y en su lugar un pico como de cuervo pero mucho más grande y por orejas algo que se parecía mucho a una aleta de tiburón. Y lo peor de todo es que le estaba mirando, ¡con una ¿sonrisa?! Sus manos enormes reposaban sobre unas rodillas y de sus pies, tan grandes que parecían almohadas una cadena gruesa y negra colgaba uniéndolos. Y aquel «tum, tum, tum» cada vez estaba más cerca. Hasta que el ruido cesó justo delante de su puerta.

No pudo soportarlo más y se volvió a meter bajo su sábana y gritó, gritó como no lo había hecho en su vida. Fue un solo grito, largo, intenso y agudo. Tras gritar aguardó bajo sus sabanas. Sabía que sus padres subirían y le pegarían, pero aquello era mejor que aquel horrible ser que descansaba a los pies de su cama. Mejor que aquel sonido que no sabía que era pero la atemorizaba. Y finalmente la puerta de su cuarto se abrió. El crujido que hizo se debió escuchar en todas las casas del barrio y lo más curioso de todo es que aquella puerta no crujía nunca. Aguardó bajo las sábanas. Sus padres no tardarían en sacarla de su escondite y le darían una paliza. Los segundos pasaban como si fueran minutos y nada pasaba. Así que decidió salir, poco a poco fue echando para atrás la sábana y asomó, primero a run para que comprobara que no había peligro y luego salió ella. Allí, junto al quicio de la puerta no estaba papá como esperaba, tampoco mamá, allí sólo había una esquelética figura envuelta en una túnica negra con capucha de la que dos ojos rojos brillaban llenando la pequeña habitación de un espectral brillo.

– Hola María – dijo – ¿cómo estás?

– Bien – dijo ella tratando de no mostrar el miedo que sentía – ¿qué haces aquí?

– Acaso, ¿sabes quién soy?

– Sí, eres la muerte, y vienes a por mí.

– Tienes razón – dijo y una carcajada macabra brotó de su ¿garganta? 

– pero no en todo. Sí soy la muerte, pero no vengo a por ti, eres joven aún.

– Entonces, ¿qué haces en mi cuarto?

– Vine a buscar a tus padres y quise asegurarme que estabas bien, entonces vi a mi amigo y supe que estarías bien para siempre.

– ¿Él es el que me va a matar?

– Nadie te va a matar. Mi amigo, aquí sentado se llama olvido y quiere que le acompañes, ¿quieres ir con él? Si estás con él nadie te hará daño nunca más.

– ¿Puedo llevarme a Run conmigo?

– Por supuesto – dijo la voz del gigantón.

María se puso en pie, y le tendió la mano derecha a aquella figura sentada en su cama, este se puso en pie y la tomó y arrastrando su cadena empezó a caminar. Ella la seguía, sin soltar su mano de la de aquella montaña, en su otra mano su adorado peluche. La esquelética figura les seguía. María no quiso mirar cuando pasó junto a los vasos y las botellas vacías que había junto a sus padres que parecían dormir cada uno sobre un sillón y salió a la calle junto a su viejo amigo Run y su nuevo amigo olvido.

A la mañana siguiente la policía encontró los cadáveres de un matrimonio rodeados de botellas y vasos. Habían sufrido un infarto producido por una ingesta excesiva de alcohol pero nadie cayó en la cuenta de que allí también vivía una niña, nadie la buscó ni volvieron a tener noticias de ella pero hay quien la ve a veces, en una curva en la carretera.

Por hoy ya está todo, nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.

martes, 18 de abril de 2017

Entrevistas

Buenas noches desde el rincón en le que escribo.

No quiero que nadie piense que me he olvidado de este blog, nada más lejos de la realidad. Simplemente alguien me dijo que era mejor llevar un ritmo más relajado a la hora de subir actualizaciones en este lugar. Así que a partir de ahora llevaré un ritmo más relajado pero sin olvidarlo.

Lo que quiero compartir con vosotros hoy son diversas entradas de entrevistas que me han hecho, la primera es en la revista mensual local de La Llagosta, el 08CENTVINT, aquí el enlace a la entrevista conjunta que nos hicieron a mi hermano y a mi:

http://www.08centvint.cat/blog/pepe-ramos-i-samuel-ramos-per-no-poden-escriure-novel%C2%B7les-ambientades-la-llagosta/ 

La siguiente es del diario digital MUNDIARIO, Gracias a David López Rodríguez:

http://www.mundiario.com/articulo/cultura/samuel-ramos-nos-presenta-amonathep/20170403071422084511.html

El siguiente enlace es de una entrevista para el blog de la Editorial Leibros, que es la editorial con la que he publicado mi primera novela Amonathep:

http://editorialleibrosblog.blogspot.com.es/2017/04/entrevista-samuel-ramos.html

El último enlace que quiero compartir con vosotros por ahora es el de la entrevista que me hizo Ana González Rey para su blog "El rincón revoltoso", Gracias Ana, aquí dejo el enlace:

http://anitansf.blogspot.com.es/2017/03/entrevista-samuel-ramos.html

Por ahora es todo, queda pendiente el último relato con el que fui finalista, eso será para otro día. Nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.


viernes, 31 de marzo de 2017

Nuevo relato

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

Hace ya algunas entradas hablé de unos concursos que he ganado o he resultado finalista. Ya he compartido dos de esos relatos, los más antiguos, pronto compartiré los más actuales, pero la entrada de hoy es, sí, para poner uno de ellos, corto, era para un concurso de terror, concretamente el V concurso de terror Artgerust. En esta ocasión el tema elegido por la editorial era los vampiros. Aquí va mi relato.

CARROMATO
El destartalado carromato se detuvo junto a la puerta del castillo. El hombre montado en el asiento era alto y delgado casi esquelético de cabello largo y negro. La puerta del castillo se empezó a abrir y un rayo cayó del cielo muy cerca, tanto que la carreta tembló, pero semejante estridencia no pudo silenciar el chirrido de la puerta. En el umbral de esta se divisaba la figura, pálida como la muerte del Conde.
—¿Me traes lo que te pedí enterrador?
—Así es Conde…
—Llámame Vlad.
—Como guste Vlad, pero cada vez es más difícil encontrar mujeres vírgenes que drogar y meter en el ataúd.
—Lo sé, en ese caso me buscaré otro alimento.
Y lo siguiente que recuerda es al Conde colgado de su cuello, succionando su sangre. Mientras la vida se le iba pensó en la joven del ataúd. ¿Qué pensará Vlad cuándo sepa que no es virgen?

Próximamente compartiré también el resto de relatos que escribí para este mismo concurso y que no resultaron finalistas, por hoy es todo, nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.

jueves, 30 de marzo de 2017

La creación de una novela.

Buenas noches desde el rincón en el que escribo.

Una vez, hace poco, alguien me preguntó cuánto se tarda en escribir una novela. La pregunta tiene complicación. No se puede medir en tiempo pues depende de muchos factores, la inspiración, el tiempo que tengas y dediques a escribir, como te fluyan las ideas, etc. Yo puedo responder a cuanto he tardado en escribir las dos que de momento tengo escritas, ojo, digo escritas no editadas.

La primera, "Amonathep, La historia del asesino de la mano derecha" tarde aproximadamente un par de años o algo más. Hay que tener en cuenta que la escribí íntegramente a mano en una libreta y tan solo lo hacía en el tren de camino al trabajo o a casa y en el descanso para comer. Luego, una vez acabada, tardé una barbaridad en pasarla a ordenador, pero eso es otra historia.

La segunda novela, "El toque", fue más rápida, supongo que el hecho de escribirla directamente en el ordenador y dedicarle algo de tiempo todos los días influyó a ello. También el hecho de que me fluía las ideas nada más sentarme ante el teclado. Por eso si me preguntasen de nuevo "¿Cuánto se tarda en escribir una novela?" mi respuesta volvería a ser la misma. Depende.

Hasta aquí la entrada de hoy, mañana más. Nos vemos en "Mi Rincón de Escribir". Nos leemos.